Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Menú
es

Piel sana y sensible

Tipos de piel

La piel normal se caracteriza siendo elástica y suave al tacto, resistente y ligeramente grasa.

Una piel seca es más sensible, muchas veces descamativa y áspera, con tendencia a tirantez y enrojecimiento.

Por el contrario una piel grasa tiene un exceso de sebo, dando un aspecto a la piel brillante, con acné y a veces puntos negros.

Además existen pieles mixtas, en las que hay zonas grasas, en general en la zona T (boca, nariz y ojos), y secas, como en las mejillas.

Cada una de estas tipologías puede ser una piel sensible en la que un mal cuidado puede llevar a problemas fastidiosos en el día a día.

Para el bienestar de todos los tipos de piel es fundamental una correcta higiene e hidratación, con productos no agresivos y con pH aproximado a 5.5.